¡ Sigue vía email !

Bienvenid@s!

Gracias por visitar, Espero que os guste y que lo sigais :)
Porfavor dejar comentarios con vuestra opinión, es muy importante ya sean buenos o malos ^^
Muchas Gracias!



Elizabeth Taylor

Elizabeth Taylor
Siempre estarás en nuestros corazones.

Me! :)

Me! :)
M'Jackson. Con la tecnología de Blogger.
lunes, 21 de febrero de 2011

Capítulo 46 // Just gonna stand there, Please //


Fuimos hasta la puerta de la entrada dónde nos esperaba una lujosa limusina de un color negro muy brillante, era la limusina personal de Michael.
Nunca había subido a una de ese calibre. Cuando el conductor nos abrió la puerta ya podía ver el lujo que había dentro de ella. Unos asientos de cuero negro confeccionados con hilo dorado en la parte superior del respaldo.
Al fondo tenía una pequeña ventanilla para ver por detrás, claro, pero a sus lados dos bandejas de color plateado llena de caramelos. Me senté en la esquina del fondo, Michael entró y se sentó a mi lado.
Seguí contemplando la limusina con ojos cómo platos, delante nuestra una pantalla de televisión dentro de un marco dorado que creaba una especie de enredadera. La verdad era impresionante, me sentía como una princesa.
Noté que Michael pasó su mano por la mía, la acarició y la cogió delicadamente.
- Es chulísima.- dije contemplando la limusina.
- Sí.- cogió un caramelo y me lo ofreció.
- Gracias.- sonreí.- Dónde vamos?
- A un centro enorme, hay infinidad de cosas.- contestó mientras desenvolvía el papel del caramelo.
- Ah...
Vaya olvidé que si él venía conmigo no podría comprarle su regalo...Qué fallo, espero poder distraerlo...
Michael pasó su brazo rodeándome el cuello y me dio un beso en el pelo.
En ese momento reflexione que cada día, hora, minuto o segundo que pasaba con él me enamoraba más.
- No sé si te lo he comentado.
- El qué?- pregunté.
- Viajaré a Nueva York.
- Entonces...te vas?- pregunté confundida.
- Sí...Pero volveré dentro de dos meses.
- Ah vale...
Con lo bien que iba todo y se me iba, pasaría las Navidades un poco...enojada diria yo.
- El lunes cogeré el avión.
- Bueno yo iré a casa y...- me cortó.
- No, no.- me tocó la mano.-Si quieres puedes ir a pasar las Navidades con tu familia.
- Vaya gracias, mañana sábado hacen billetes en el aeropuerto?
- No te preocupes mis empleados lo averiguarán.- sonrió.
- Vale.- lo abracé.
Mientras tenía mi cabeza apoyada en su pecho veía por la ventana de enfrente la gente amontonada a más no poder en la calle llorando, saltando eufóricamente y gritando : Michael te queremos. Cosas así. Sinceramente yo ahora mismo podría estar allí en aquel montón de gente intentando ver a Michael cómo fuese, pero la suerte me sonrió desde hace tiempo, es cómo un sueño, un único sueño.
- Madre mía...- dije asombrada por la muchedumbre.
- Haha, esto todos los días que salgo.
Después de unos diez minutos, quince quizás llegamos a una gran plaza dónde había cómo Michael dijo un gran centro. Por el exterior que vi, era bastante normal, pensé que sería de altos lujos y...esas cosas.
Íbamos a salir, oíamos a la gente de detrás eufórica gritando su nombre.
- Sal tu primero...-dije sonrojada.
- Está bien.- rió. 
Michael salió y se apoyó en el techo de la limusina, la muchedumbre terminó de volverse loca, era un escandalo tremendo. Él saludaba y lanzaba besos al aire para sus fans a la que ellos respondían mediante gritos de felicidad.
Yo estaba parada dentro de la limusina, sin saber que hacer, si salir o no.
Entonces vi sus rizos caer desde la parte superior y él sonriendo mientras hacía ademán para que le diera la mano. La cogí y sus guardaespaldas nos rodearon hasta la entrada del centro.
Una vez allí dentro una mujer jovial con cabellos castaños, cortos y un uniforme se nos acercó.
- Hola.- saludó con una sonrisa de gran apego.- Os acompañaré para ayudaros.
Por lo que veía habían despejado el centro para nosotros dos solos, suena increïble sí, pero más es estar allí.
Estuvimos con aquella chica por todas las tiendas. Le compré los detalles a mi familia y amigos. Pero me faltaba el de Michael, llamé a la chica mientras él miraba unos peluches.
- Dime.- dijo amablemente.
- Necesito un regalo para él.- dije en voz baja.
- Creo que puedo ofrecerte algo que te gustará.- hizo ademán para que la siguiera.- Michael ahora viene una compañera a atenderte.- Michael asintió.
La seguí y me llevó a un mostrador, sacó una bandeja de terciopelo negra cubierta por una tela roja dónde habían unos collares y colgantes para hombre muy bonitos. Pero hubo uno que nada más verlo ya sabía que ese sería el que cogería.
- Este.- señalé.
- Qué rápida.- sonrió.- Es uno de los más bonitos verdad?- lo sacó de la bandeja.
- Sí. Me parece que este, es especial.
Y así es, especial. No quería un collar lujoso lleno de piedras preciosas, a parte de que mi poder adquisitivo llegó bastante rozado al que le cogí quería que siempre lo llevase, que no le supiera mal gastarlo.
Una cadena de piel negra fina. Como colgante era un cuadrado de zirconia negra con un marco de oro alrededor.
- Este, sí.- se lo dí.
- Vale.- lo cogió y empezó a arreglarlo, mientras siguió hablando.- Eres su pareja?
- Eh...sí.
- Estaís poco tiempo me imagino, no?- me miró.
- Unos...falta poco para dos meses.- sonreí.
- Oh! Qué bonito, que os vaya muy bien. Aquí tienes.- me dió la bolsa.
- Gracias, adiós!
Lo guardé en mi bolso para que Michael no viese nada y me fui con él.
- Dónde estabas?- me abrazó.
- Me ha acompañado...al baño.- sonreí disimuladamente.
- Siempre vais de dos en dos eh.- rió.
- Haha, sí.- le besé.
- Quieres que vayamos esta noche a cenar? He visto ahí unos vestidos preciosos ven...- me cogió de la mano y le seguí.





sábado, 12 de febrero de 2011

Capítulo 45 // The Way He Makes Me Feel //Segunda Parte

Mi cara en ese momento era un poema. Me había dicho " Te Quiero " con esa voz tan mágica...especial...
- Sigues ahí? -rió.
- Sí, sí.- contesté rápidamente, él rió levemente,
-Dentro de dos horas estaré allí.
- Vale, ahora me iré a comprarle eso a mi familia.
- Quieres que te acompañe a un sitio? Hay cosas muy bonitas.
- Claro.- conteste entusiasmada.
- Perfecto, luego nos vemos, vale? Adiós.
- Mike, Mike.
- Dime.
- Yo también te quiero.- oí a Michael suspirar y soltar una risita tímida.- Adiós.
Colgué, me descalcé y eché de espaldas en la cama. Estaba soñando, seguro. Pero que único es, me encanta, sinceramente no sabría decir que emoción es la que tenía cuando lo veía, lo besaba o simplemente hablaba por teléfono con él, era...mágico.
Tras un largo rato mirando el techo de mi habitación soñando como una adolescente enamorada se me ocurrió hacer un poco la " Sherlock Holmes ". Podría investigar un poco la librería para ver que gustos tiene Michael, así poder comprarle un regalo que le guste.
Bajé de la cama y fui a la biblioteca. 
Una sala enorme que parecía que no tuviera paredes, todas estaban llenas de estanterías.
Cerré y me paré delante de la primera estantería. Había infinidad de libros, por lo que veía estaban ordenados alfabéticamente. Por lo que sé, Michael es muy perfeccionista y sí, le encanta el orden.
Los libros de fantasía reinaban en la biblioteca, le apasiona. Me impresionó ver los libros de " El señor de los anillos " a mí me encantaban, es uno de los libros de fantasía que más me gustan.
Me paré a pensar que a Michael le encanta Peter Pan, así que es un libro que no podía faltar, así que me puse a buscarlo. Pero, antes de encontrarlo, dónde estaban los libros que empezaban por la letra " M " encontré más, ya lo creo, de veinte libros de medicina.
- Madre mía...- dije asombrada mientras pasaba la mano por mi pelo.
Qué barbaridad. Para que quería tantos libros de medicina? Intentaré averiguarlo.
- Aquí estas.- cogí el libro.
Por fin di con el objetivo, el libro de Peter Pan en mis manos. No era la versión que yo conocía de Walt disney. La portada se notaba que era bastante antigua, con un dibujo de Peter volando mientras cogía de la mano a Wendy. Lo abrí y en la parte trasera de la portada ponía con una ortografía bastante pésima :
Happy Birthday, Michael.

 



Katherine Scruse, era su madre. Vaya parece que se lo regaló por su aniversario. Me puse a leer las primeras hojas.
Sonó mi móvil. Michael me había mandado un mensaje diciendo que ya venia.
Cerré el libro, lo dejé en su sitio y fui a arreglarme.
Me puse un jersey de lana blanco, me encantaba porque era muy calentito, y unos vaqueros negros.
Mientras estaba en el cristal acicalandome el pelo, la puerta se abrió.
- Hola.- sonrió y vino hacia mí.
Desde que el abrió la puerta mi corazón se aceleró, cada paso que daba hacia mí, más y más. Cuando llego a mí lado me abrazó por la espalda rodeándome la cintura con sus brazos mientras apoyaba su barbilla en mi hombro.
- Estas muy guapa.- me dio un beso en el cuello.
- Gracias.- miré hacia abajo sonrojada.
Por el cristal podía ver las manos de Michael cogiéndome delicadamente.
- ¿ Cómo has quedado con David ?- me giré hacia él.
- Muy bien, el chico toca de maravilla. Seguramente lo coja para mi próxima canción.

- Estará más feliz que una perdiz.- dije entre risas.
- Haha, seguro.- me dió un besito.- Ya estas lista?
- Sí. Vamos?
- Claro.- me cogió de la mano y nos fuimos.
miércoles, 9 de febrero de 2011

Capítulo 45 // The Way He Makes Me Feel //



Se quedó mirándome con una sonrisa y vino.
- Es precioso, verdad?- dijo mientras pasaba su mano por su lomo finalmente llegando a su cuello.
- Aún no me lo creo.- me giré hacía ella con una sonrisa presionando mis dientes al labio inferior.
- Haha, creetelo, es tuyo.- le acarició el hocico.- Tienen agua y comida?
- Sí agua sí, sólo es ponerle la comida.- asentí.
- Ah, vale.- se fue a por el cubo de la comida para ponerles.
Me quedé mirando fijamente a Peter, me encantaba. Él estaba bastante ocupado tirándole de las greñas a Butterflyes, ella relinchaba suavemente como si riese.
- Los sacamos un rato?- preguntó Carolina mientras cogía el cubo lleno de heno.
- Vale.
Fui delante de la puerta del box de Destiny, ya sabía que iba a salir y agitaba sus crines mientras relinchaba.
Le puse la cabezada de cuerda, una brida ligera de finas cuerdas sin bocado, para guiarlo al prado.
Vi a Carolina darle vueltas a la cabezada, reí y fui a ayudarla.
- Tú que sabes más cómo va esto...- rió tímidamente y me dio la cabezada.
- Mira así.- le enseñé y se la puse a Butterflyes.
- Uf, esto no es lo mio haha.
- Haha, tranquila la práctica hace mucho.
- Claro.- cogió a Butterflyes y la sacó hasta la puerta.
Yo cogí a Destiny y Peter. Seguí a Carolina. 
- Michael los lleva mucho allí, los suelta y él se pone a leer debajo de un enorme árbol.- dijo mientras íbamos por el sendero.
- Nada mejor que estar al aire libre.- sonreí.
- Gran verdad, es mágico.- hubo un pequeño silencio.- Qué tal te va con Michael?
- Muy bien.- me sonrojé.
- Michael ya te fichó el primer día que te vio.- apartó la mirada hacía abajo mientras asentía con una sonrisita.
- Haha, yo a él lo fiché hace mucho...- reí.
- La verdad es que es muuuuy atractivo.
- Sí.- reí.
Llegamos al prado. Era el mismo al que me llevo Michael aquella vez. Qué bonitos recuerdos me traía.
Carolina soltó a Butterflyes, yo a Destiny y Peter.
Los tres salieron correteando y haciendo cabriolas, nosotras nos fuimos debajo del árbol.
Nos sentamos, estuvimos mucho rato hablando y echandonos unas risas. Luego hubo un gran silencio por parte de las dos, yo sinceramente no sabía que decirle o qué tema sacar, la miraba de soslayo y jugueteaba con la hierba. Entonces ella habló.
- Entonces Michael te gustaba desde ya hace, no?
- Sí, desde que un día mi amiga me dio a conocer su música.
- Oh! Qué bien.
- Se lo agradezco todo a ella, sinceramente.- suspiré.
- Es Sandra, verdad?
- Sí.
- Se ve muy buena chica, poca gente queda así.- hizo ademán de tristeza.
Asentí y bajé mi cabeza viendo como mis dedos pasaban entre la hierba, me acordé de algo, algo muy importante que se me pasó.
-le toqué el brazo- Carol tienes hora?- pregunté nerviosamente.
- Sí...- apartó la manga del reloj y frunció el ceño.- Las dos del mediodía. Será mejor que volvamos pronto para comer.
Me levanté y llamé a los caballos. Los atamos y nos fuimos de vuelta al rancho.
Dejé los caballos y me fui corriendo hacía mi habitación, desesperada intentando llegar lo más pronto posible por si me había llamado Michael.
Abrí la puerta y me eché encima de la cama, estiré mi brazó hacia la mesita de noche y cogí el móvil.
- Oh perfecto...- dije malhumorada.
Me había llamado dos veces. ¿ Por qué no tuve la simple idea de coger el móvil y llevarmelo ? Estaba malhumorada conmigo misma, no quería que se preocupase así que le llamé.
- Cariño, dónde estabas?- preguntó apaciblemente.
- Me he ido con Carolina a sacar los caballos y no he...- oí una risita tímida.- Mike...me encanta.
- Me alegro mucho, es muy buen caballo. Por cierto, cómo le has puesto?
- Peter Pan.
- Oh! Es precioso!- dijo eufórico.- Sabia que me encantaría.
- Muchas gracias de verdad pero no...-me cortó.
- Te quiero.






Twitter!

¿ Algo que decir ?

Aquí puedes dejar tu opinión, queja, felicitacion... Lo qué quieras. Hay un máximo de 500 carácteres así que puedes ponerlo todo en un mismo mensaje y ya sabes tus datos a la parte de abajo :)
Gracias!

Seguidores ♥

Calendario :)

Últimos Visitantes

http://sites.google.com/site/pczeros/Home/ultimos-visitantes-pcz.xml

Gracias por la visita!

ir arriba