¡ Sigue vía email !

Bienvenid@s!

Gracias por visitar, Espero que os guste y que lo sigais :)
Porfavor dejar comentarios con vuestra opinión, es muy importante ya sean buenos o malos ^^
Muchas Gracias!



Elizabeth Taylor

Elizabeth Taylor
Siempre estarás en nuestros corazones.

Me! :)

Me! :)
M'Jackson. Con la tecnología de Blogger.
miércoles, 30 de marzo de 2011

Capítulo 49 // It Comes naturally //


Sin quitarle la vista a Michael veía su rostro ligeramente afligido. No me gustó nada porqué tras un montón de preguntas deducí la más lógica, y si no le gustaba el regalo? Sin duda la más lógica comparada en aquel momento.
- Oye si no te gusta sabes que lo puedo cambiar, no te preocupes.
- Si me encanta, de verdad.- sonrió y me pidió que se lo pusiera.
- Es poco, lo sé...
Él se giró y mientras yo estaba diciéndole siempre lo mismo.
- Te lo puedo cambiar por...lo que te guste.- se lo pasé y se giró hacia mi.- Que no me ...- interrumpió mi conversación repetitiva cogiendo con sus delicados y largos dedos mi barbilla.- eh...cuesta...nada.- sonreí.
Me puse muy nerviosa, lo tenía a menos de un palmo...ya lo creo! Se que había estado así con él y lo había besado pero cada vez era más y más especial.
Notaba que hasta mis piernas temblaban pero en ningún momento apartaba mi mirada de la suya, él se acercó y me dio un pequeño beso.
- Te quiero.- cogió mi rostro con sus manos mientras rozaba lentamente su nariz de duende con la mía.
No podía hablar estaba en shock total, siempre me pasaba lo mismo, nunca llegué a pensar estar así con un chico y menos con él. Notaba cada minúsculo trozo de su piel y su maquillaje con una textura delicada y fría.
Lo abracé aferrándome a su cintura y allí estuve apoyada en su hombro.
- Tendrás frío.- dijo mientras frotaba mi espalda.
- Tranquilo.
- Vamos a casa así descansamos, vale?- me dio un beso en el pelo.
- Vale.
Fuimos hasta la limusina la que nos llevó de vuelta a casa.
- Qué dolor de pies, haha.- dije al bajar de la limusina.
- No sé cómo podéis aguantar ahí arriba.- rió.
- Uf, ni yo. Con lo cómoda que iba con mis zapas.- Michael soltó una carcajada.
- Nada comparado, eh.- sacó las llaves de su bolsillo.
- Que va.- me sonrojé.
- Haha, algo que nunca se me olvidará.
- Oh! venga no seas malo.- reí.
- Tendré que cometer otro fallo para que se te olvide?- puse mis brazos en la cintura mientras lo miraba enojada.
- Haha, claro. Pero debe ser peor que el de las zapas.- me guiñó el ojo.
- Qué malo eres.- solté una carcajada.
- Voy a hacer una llamada.- me tocó el brazo y se fue hacia el salón.
Me quité los tacones, ya no podía más con ellos. Subí las escaleras hacía mi habitación para cambiarme y en el pasillo me encontré a David.
- David!- fui corriendo hacia él.
- Mi loca preferida! Haha .- me abrazó fuertemente.- ¿ Cómo lo has pasado?
- Muy bien.
- Qué bien.- sonrió.- Ven necesito hablar contigo.- cogió de mi brazo.
- Vale.- lo seguí hasta su habitación.
Entró y cerró la puerta, me senté en el borde de la cama, él vino y se sentó como un indio delante mía.
- Es sobre Adam y Vanessa.
- Pff...A saber.- puse cara enojada.
- Antes he estado en el establo con los caballos y he oído a Adam hablar por teléfono con ella.- asentí para que prosiguiera.- Hablaban del viaje de Mike hacia Nueva York...no sé que tramarán esos dos demonios.
- Nada bueno.- hice una mueca de desprecio.
- Ya...He oído algo cómo " luego nos vemos" y desde ahí no he oído nada más.- desvió la mirada hacía el suelo.- Oh!, dónde lo habré dejado?- se levantó y se puso a buscar en el bolsillo de su chaqueta.
Lo miraba confundida porqué no sabía que buscaba. Sacó unos papeles del bolsillo y me los dio.
- Ten son los billetes del avión.
- Oh, vaya gracias.- los cogí.
- ¿Cuándo te vas?¿ El domingo?
- Sí. Te vas con Chels estas Navidades?
- Mmm...no. Ella está trabajando.
- Ah...
Sé que Chels trabaja en el restaurante pero, hasta el día de Navidad? No lo entendía muy bien...bueno cada uno.
- Mañana me voy a cenar con Christina y Megan. Las conoces no?
- Claro. Tus vecinas.- sonrió.
- Vente y celebramos la Noche Buena.
- Es que...- se sonrojó.- Me da vergüenza.
- Haha, que va hombre.
- Esta bien.- sonrió.- Bueno te dejo que te pongas cómoda y descanses.
- Sí. Buenas Noches.- le di un beso en la mejilla.
- Buenas Noches.
Cerré su puerta lentamente y me puse a buscar en mi bolso las llaves de la habitación. Desde fuera se oía un pequeño jaleo allí dentro...Habría alguien en mi habitación?
Tenia miedo así que fui a llamarle a David.
- David...David...- susurraba mientras daba pequeños golpes en su puerta.
- Qué ocurre?- abrió.
- Creo que hay algo en mi habitación...- dije asustada.
- El hombre del saco?- dijo en tono burleta.
- De verdad...- sonreí levemente.
Nos acercamos a la puerta, David pegó su oreja a la puerta.
- ¿Oyes algo?- le pregunté en voz baja y el negó con la cabeza.
Él estuvo un rato con la oreja allí pegada, yo estaba apoyada en el marco de la puerta viéndole, decidí ponerme a oír también. Hasta que vi su rostro cambiar drástricamente, el mió automáticamente también lo hizo. En ese momento pensamos justamente lo mismo.
Nos fuimos corriendo a su habitación y nos echamos encima de la cama.
- Cierra tu la puerta.- le dije mientras intentaba echarlo de la cama.
- No, no que allí hay algo, haha.
- Tú eres el hombre David.- dije entre risas mientras intentaba meterme en la cama.
- Eso no vale, eso no vale.- intentaba quitarme la manta.
- Está bien.- paramos en seco mientras nos mirábamos.- Mira...yo me escondo y tu vas a mi habitación.- me metí debajo de la manta mientras me reía.
- Haha, por supuesto que...- empezó a hacerme cosquillas.
- David! Haha!
Había encontrado mi debilidad, no podía con las cosquillas. Estuvo haciéndome cosquillas hasta que consiguió sacarme de debajo de la manta.
- Tiempo muerto.- dije con el poco aire que me quedaba en el cuerpo.
- Mmmm...sólo diez segundos te doy.- hizo una mueca malvada.
- No, no por favor.- reí.- Abre la habita...- empezó otra vez a hacerme cosquillas.
- Para! Haha.
Oímos que el paño de la puerta se giraba lentamente hacía abajo y cómo locos nos echamos la manta encima.
- Me aplastas.- le susurré a David.
- Shhh...- puso su dedo indice cubriéndose la boca.
- Qué es este jaleo?- preguntó Carolina riéndo.
Nos descubrimos y a la misma vez soltamos un suspiro de alivio.
- Haha, se os oye gritar desde abajo.
- Perdón.- sonreímos inocentemente.
- Carolina, Carolina.- dijo David deprisa.
- Dime, dime.
- Abre su habitación...- pidió con una leve sonrisa.
- Anda trae la llave.- la cogió.
Fuimos con ella delante de mi habitación. Cuando puso las llaves dentro de la cerradura David y yo nos miramos con bastante miedo. Carolina nos miró de reojo y dejó las llaves en la cerradura.
- Queridos, decirme que ocurre.- dijo riendo.
- Pues...
- Ahí dentro hay algo...y está vivo.- David señaló la puerta nerviosamente.
- Haha, si? Vamos a verlo.- giró la llave.
Cuando oímos que la puerta se abrió David y yo gritamos y nos abrazamos. Carolina empezó a reírse de nosotros mientras seguíamos...abrazados con cara de susto.
- No seaís maleducados, saludad a vuestro amigo el monstruo.- puso sus manos en la cintura.
Vimos que Bobi salió de la habitación meneando la cola con gran alegría.
- Eras tu pequeñajo.- David lo cogió y empezó a hacerle carantoñas.
- Qué susto nos ha metido...- suspiré y eché una leve sonrisa.
- Bueno ya habéis resuelto el misterio. Ir a dormir, eh.
- Buenas Noches Carol y gracias.- reímos.
- Adiós.
Entré a la habitación, saqué el pijama de mi cómoda y me lo puse.
Salí para ir al baño y David estaba sentado en el suelo acariciando a Bobi.
- Oye Miriam me voy a dormir, mañana hablamos.- se fue hacia su habitación.
- Buenas Noches. Adiós Bobi.- lo acaricié.
Entraron en la habitación y cerraron la puerta. 
Abrí el baño toda convencida que no había nadie y estaba Michael secándose la cara con una toalla.
- Lo siento.- salí para cerrar la puerta y vi que Michael hizo ademán para que no saliera.- Pensaba que estabas acostado.
- Iba a irme ya.- se giró hacia mi y agachó la cabeza.
Me quede mirándole, nunca pensé que fuese así...
- Michael espera.
- Estaré en mi habitación.- siguió con su rumbo sin mirarme.
Cerró la puerta. Me lavé la cara rápidamente y fui a su habitación.
Lo busqué y estaba en su pequeño balcón apoyado en la barandilla.
- Siento que me hayas visto así.- señaló su cara.
Sé porque decía eso. Al encontrármelo en el baño se había terminado de quitar el maquillaje, tenía el rostro un poco más moreno con una mancha casi transparente cubriéndole el ojo izquierdo y un pequeño espacio del pómulo. Era sin duda una preciosidad.
- Por qué? Es preciosa.
- Ojalá dijeran eso los demás.- se puso otra vez a mirar por la barandilla.
- Sabes? Quién dice eso es porque no sabe apreciarte. Sólo quieren hacerte daño.- dije mientras le frotaba la espalda.
- Pero...es que...no sé por que no aceptan que no he elegido esto.
- Ya. Un momento.- me fui hacia dentro.
- Claro.
Bajé corriendo hacía el salón, cogí una revista dónde salía él y volví a su habitación.
- Ten.- se la di.
- Ves? Me ven como un monstruo...- empezó a ojearla.- Sólo los fans...y pocos más me ven como tú.
- Sabes porque?- cogí la revista. -Esto esta echo para ignorantes. Gente que no sabe ni apreciarse a si mismo. No me he enamorado de ti por una revista, ni por tu fama ni dinero, si no por tu música.
- Si?- preguntó extrañado.
- Nunca he oído la música cómo tú la haces, transmites amor, alegría, melancolía...tu música es tú. Y esto.- reí enseñándole la revista.- Este no eres tú, es sólo imaginación de quien se aburre.- eché la revista por el balcón.- Este es el verdadero Michael del que todo el mundo ama y quiere.-lo abracé.
Michael respondió a esto soltando una lágrima y riendo mientras se abrazaba a mi.
- Dios mío cómo te quiero.- se aferró fuertemente a mi con una sonrisa.
- Haha y yo. Será mejor que vayas a descansar.- dije jugando con el rizo de su frente.
- Quédate conmigo.- me cogió de las manos.
- Vale.
Salimos del balcón y me puse a cerrarlo. Entonces un cojín me golpeó...no dude en coger el que había en la silla y empezar una guerra con Michael. Cuando nos cansamos terminamos rendidos en la cama, me dormí apoyada en su pecho mientras oía sus rítmicos latidos y aquella canción que cantaba susurrando...

3 Comentarios:

Anónimo dijo...

*-* perfecto, me encantó jajaja
mira k tener miedo de Bobi... xD
sube pronto!^^ (Beatriz Martinez)

Gipsy dijo...

Hola!
nueva lectora
Me ha gustado mucho tu historia
escribes muy lindo :)
Q tierno eso ultimo, muy cierto lo q le dijo Miriam a Mike♥
no quiero q Mike se vaya de viaje, los dementes de Vanessa y el otro me dieron miedo :S

x cierto la decoración de tu blog me encanta, las fotos q subes para los capitulos son muy tiernas, y ese pequeño Mike q me recuerda q tengo q dejar un comentario awwn me encanta!*-* xD


espero q puedas actualizar pronto
saludos :)

Yamila Lopez. dijo...

¡Hola amigaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! ♥ ¿Como estas? Deseo que te encuentres muy bien. Yo aqui, muy contenta de poder leer tu preciosa novela. Antes que nada te pido disculpas por no haber leido antes tu novela, pero no me he sentido bien como para hacerlo, espero que sepas entenderme.
¡Que precioso capitulo! ¡Que me ha fascinado ehhhh! Me encanto lo que Miriam le dijo a Michael! Me quedo en la memoria.
Son preciosos los capitulos de tu novela, tambien me fascinan las fotos que subis en cada capitulo, son muy especiales.
Te agradesco por comentar mi novela, es muy importante saber que estas ahi. ¡Gracias!
¡¡¡Te quiero con todo mi corazon!!! ♥
Y espero con ansias un nuevo capitulo. Besote enorme. Con cariño, tu amiga...

Yam! ♥


P.d.: Espero que prontito tengamos la oportunidad de conversar. :)

Publicar un comentario

Twitter!

¿ Algo que decir ?

Aquí puedes dejar tu opinión, queja, felicitacion... Lo qué quieras. Hay un máximo de 500 carácteres así que puedes ponerlo todo en un mismo mensaje y ya sabes tus datos a la parte de abajo :)
Gracias!

Seguidores ♥

Calendario :)

Últimos Visitantes

http://sites.google.com/site/pczeros/Home/ultimos-visitantes-pcz.xml

Gracias por la visita!

ir arriba