¡ Sigue vía email !

Bienvenid@s!

Gracias por visitar, Espero que os guste y que lo sigais :)
Porfavor dejar comentarios con vuestra opinión, es muy importante ya sean buenos o malos ^^
Muchas Gracias!



Elizabeth Taylor

Elizabeth Taylor
Siempre estarás en nuestros corazones.

Me! :)

Me! :)
M'Jackson. Con la tecnología de Blogger.
miércoles, 24 de noviembre de 2010

Capítulo 37 // Tabloid Junkie //


Mientras removía el chocolate y le daba pequeños sorbos, veía a Michael hablar. No tenía ni la menor idea de con quien hablaba, aveces se reía, a veces se ponía muy serio. Al poco tiempo guardó su móvil en el bolsillo y vino.
- Tienes suerte de no tener hermanos.- sonrió y se sentó.
- Y eso?- pregunté entre risas.
- Nada, cosas de hermanos.
- Ah...- sonreí.
- Sabes? Vannesa quiere ir a juicio...
- Por qué? El que debería haber planteado lo del juicio deberías haber sido tú.- dije malhumorada.
- No sé como ha podido hacerme todo esto...- empezó a mover lentamente el chocolate.
- Tranquilo, el tiempo lo arregla todo.- alzó la cabeza con una sonrisa.
- Eso espero.
Nos terminamos el chocolate tranquilamente. Luego nos pusimos de camino al aeropuerto, teníamos que sacar los billetes para volver a América.
Entramos al aeropuerto.
- Ven es en la planta de arriba.
- Un momento voy al baño.
- Vale, estaré arriba.- me dio un pequeño beso y se fue.
Me dirigí hacia el ascensor y le pulse el botón.
Subí, me esperé a darle al segundo piso porque venía una chica, parecía del una azafata por la vestimenta.
- Hola.- saludó plácidamente.- A qué piso vas?
- Al segundo.
Acto seguido de decírselo pulsó el botón para el segundo piso.
Llegamos.
- Gracias! Adiós.- me despedí.
Salí del ascensor y observe mi alrededor por si Michael ya había subido o estaba por allí. No lo veía, me aparté de la puerta para que la gente pudiera entrar y salir y me senté en un banco.
A mi lado había una chica adolescente, unos dieciséis años tendría, estaba con sus auriculares oyendo música. Se giró hacia mí y le hice una pequeña sonrisa, no se inmutó mucho solo se giro y siguió a lo suyo.
Me quedé mirando hacia las escaleras y vi como aquel sombrero iba apareciendo a medida que subía.
- Vamos?- preguntó sonriendo.
- Sí, es aquí al lado. Tenemos que presentar los pasaportes, elegir el día. Creo que mañana ya será buen día, que te parece? Mi...Mike?
Me giré para ver que decía pero ya no estaba a mi lado, mire atrás y allí estaba. Hablando con dos niños.
- Mike...- dije riendo.
- Oh! Siento no haberte avisado.- rió tímidamente.- Chicos ir con cuidado. Adiós!
Los niños se despidieron y fuimos a pedir los billetes.
- Me has dejado hablando sola.- le di un pequeño empujón.
- Haha, hubiera pagado por haberte visto.
- Haha, gracias eh.
Me rodeó con los brazos y me dio un pequeño beso, pero un destello nos hizo separarnos y observar que era. Antes de reconocer que era ya teníamos encima a tres periodistas lanzando preguntas como si se les fuera a terminar el tiempo.
No entendía que decían, eran tantas cosas a la vez. Solo veía a Michael muy incomodo diciendo que no iba a contestar a nada.
Entonces dos hombres empujaron a los periodistas, Michael y yo nos quedamos parados, sin saber que hacer. De repente me vi un brazo pasar por mi lado que me empujaba. Los guardaespaldas de Michael nos seguían a todos los lados, aunque no los viéramos siempre estaban allí. Entre golpes por aquellos grandes hombres que parecían armarios nos llevaron a una pequeña sala.
Había una mesa con cuatro sillas, en una de ellas, un hombre.
- Siento mucho lo ocurrido señor.- se disculpó aquel hombre con su voz ronca.
- No pasa nada chicos, ya sabéis como son...- dijo Michael sonriente.
- Carl y Frederick os traerán en seguida los pasaportes y marchareis.
- Pero...- me cortó.
-Tenéis que ir a América, no os podeís quedar.
- Pero...- Michael me tocó el brazo.
- Debemos hacerles caso.
- Vale...
Estuvimos allí media hora encogidos de hombros esperando los billetes. Ya no sabía que hacer, que mirar...
- Voy a llamar a mis padres, que no saben que ya nos vamos.
- Claro. Ah y a Sandra, que le hemos dicho que iríamos.- puso cara triste.
- Oh, es verdad. Voy a llamarles.
Les llamé y les dije lo ocurrido. Después de dos horas más enteras, llegaron con los billetes.
- Ya los tenemos.-nos los dieron.
- No estaba tan lejos el sitio de recogerlos eh...- dijo Michael irónicamente.
- Ya...- se rieron.- Venid tenéis el vuelo en marcha están esperándoos. Es el 743.
Salimos y íbamos cómo burro en carro. Con los ojos cerrados podíamos haber llegado igual. Aquellos guardaespaldas no dejaban ver nada. Había uno delante, dos a los lados y otros dos detrás. Al llegar a la entrada pasó uno delante y nos tuvimos que esperar hasta que tuviera que volver a venir. Que curioso me parecía, sin ellos la mayoría de famosos morirían seguramente.
Llegamos y pasamos todo el avión siguiendo a aquel guardaespaldas. Apartó una cortina que había a mitad de avión y allí habían unos diez asientos, no habrían más. Nos sentamos y nos pasaron algunas revistas para entretenernos.
- No me gustan los cotilleos...- dijo Michael ojeando la revista.
Se quedó mirándome con una sonrisita y me ofreció la revista.
- A mi tampoco me gustan...- dije entre risas.
- Bueno aquí pasaremos doce horas.
- Menos mal que ya es tarde y se hará de noche.- suspiré aliviadamente.
- Se nos hará de día yendo ya verás.- sonrió.
- Oh, es verdad.
- Es bonito verlo.- dio un bostezo.- Creo que voy a acostarme un poco.
- Claro duerme.- le sonreí.
Apoyó su cabeza sobre mí hombro y se durmió mientras le acariciaba el pelo.
Era como ver a un ángel así de claro. Me daba mucha pena cuando a veces le veía llorar, seguramente es por algo que le han dicho. Lo que se de él es que lo han aclivillado mucho sobre todo lo que ha echo, sé que no sé la mayor parte de todo, pero pienso averiguarlo algún día. A veces me he sentido hasta culpable, sin razones, bueno, cuando me acordaba de David...

Sumergida en mis pensamientos y acariciando el pelo de aquel ángel veía por la ventana como nos movíamos y su reflejo, era una monería de hombre, aunque no lo consideraba un hombre porque no me transmitía aquellas emociones, era como estar con un niño. Muchos dicen que es un infantil y no sabe comportarse como un adulto que es, estoy totalmente en contra de eso. Michael es muy adulto, sabe muy bien que hace. Recuerdo una vez que le saqué el tema, que me gustaba su forma de ser, como un niño, a lo que me contestó " Sí. A mi también me gusta y creo que a todo el mundo, pero el rídiculo es su mayor miedo. " Nunca se me olvidará. De momento veía tierra pero sé que eso se termina y pasa a unas vistas totalmente aburridas, todo agua. Era muy agobiante, como si parasen el tiempo y allí, a más de cinco kilómetros de altura estar parado.

Un sonido escalofriante me despertó...
 





 



0 Comentarios:

Publicar un comentario

Twitter!

¿ Algo que decir ?

Aquí puedes dejar tu opinión, queja, felicitacion... Lo qué quieras. Hay un máximo de 500 carácteres así que puedes ponerlo todo en un mismo mensaje y ya sabes tus datos a la parte de abajo :)
Gracias!

Seguidores ♥

Calendario :)

Últimos Visitantes

http://sites.google.com/site/pczeros/Home/ultimos-visitantes-pcz.xml

Gracias por la visita!

ir arriba